fbpx

¿Qué es la transculturalidad?

Inicio / Misión / ¿Qué es la transculturalidad?

Juan y María son dos espías que deciden observar diferentes tipos de interacciones entre personas de diferentes culturas.

Primero, estudiaron las relaciones interculturales. Y, descubrieron que la interculturalidad es una interacción que se puede dar entre un niño y un anciano o entre un pobre y un rico. 

Durante unos meses, observaron los conflictos que se  presentaron entre diferentes grupos de personas y dedujeron que los valores de la interculturalidad eran el respeto hacia la diversidad, el diálogo y la concertación.

Para verificar sus descubrimientos buscaron información en internet y encontraron que un experto en el tema Francoise Cavalié Apac, la definió como: «La interacción e intercambio entre diferentes grupos, comunidades o culturas de un modo horizontal y sinérgico.» 

En definitiva, ningún grupo es superior a otro y ese hecho favorece la integración y la convivencia armónica entre individuos de diferentes culturas, edad, clase social, sexo, género, etc.

Antes de observar las relaciones multiculturales, le echaron un vistazo a la Wikipedia, y leyeron que la multiculturalidad surgió en el mundo afroamericano como un modelo de política pública y un pensamiento social de reacción frente a la uniformidad cultural en los tiempos de la globalización. 

Una vez en terreno, observaron que esta definición se refería  la existencia de varias culturas en un sentido amplio que abarca: la religión, la lengua, la raza, etnia o género y que se caracterizaba porque todas esas culturas conviven en un mismo espacio físico, geográfico y social, pero que no interactuaban entre sí.

Para verificar esa información, se trasladaron a Estados Unidos y en Miami observaron que hay zonas habitadas por comerciantes cubanos.

Se dieron cuenta de que no existía una influencia o intercambio importante entre los cubanos y otros grupos. Y, que estos creaban comunidades aisladas. 

Asimismo,  observaron los barrios italianos, chinos, marroquíes, etc. en algunas grandes ciudades y constataron que tenían muy poco contacto con las comunidades locales. 

Así, concluyeron que los valores de la multiculturalidad son el respeto y tolerancia a la diversidad cultural.

Finalmente, estudiaron y aprendieron que  según Wolfgang Welsch, la transculturalidad es una gran telaraña entretejida por millones de hilos de diferentes culturas.

 

Juan le pidió a María que investigara de qué estaban hilvanados esos hilos.

María le explicó que los hilos de la telaraña estaban compuestos por empresas extranjeras, trabajadores de multinacionales, nuevos tecnologías, grupos de poder, procesos migratorios, viajeros, turistas, diplomáticos, cooperantes y economías que se combinan entre sí y que constituyen nuevas formas de relaciones que no se habían visto en otras épocas.

Juan se quedó impresionado con la respuesta de María. Se dio cuenta de que la transculturalidad establece vínculos profundos entre las personas que generan costumbres culturales distintas combinando uno o varios elementos de dos o más tradiciones culturales y que ofrecen como resultado una nueva práctica o producto cultural.

María descubrió que en muchos países se pueden encontrar productos extranjeros que se combinan con productos locales. Por ejemplo, los diseñadores de moda se inspiran en distintas culturas para crear diseños novedosos.

En distintas capitales del mundo  se encuentran establecimientos comerciales que venden marcas de consumo que han transformado la realidad cultural de muchos países.

Juan concluyó que muchas cosas que antes eran imposibles se habían convertido en una realidad tangible. Hay mujeres mayores de 45 años que dan a luz, mujeres  saliendo con hombres mucho más jóvenes, matrimonios homosexuales que han sido legalizados, parejas mixtas, culturas mezcladas, etc.

María, le explicó que se han trascendido a los esquemas tradicionales ya que las culturas modernas están extremadamente interconectadas y entrelazadas entre sí.

La conclusión final de Juan y María es que si quieres conseguir tus metas en un país diferente al tuyo o en entorno internacional es aconsejable que adoptes la perspectiva transcultural. 

De esta manera, tu aportas lo mejor de ti y de tus antecedentes culturales, recibes lo mejor de otras personas y de sus antecedentes y juntos podréis crear nuevos productos y servicios. Y, lo mejor de todo, es que adquirirás experiencias que te enriquecerán como persona.

La transculturalidad, en lugar de separar, une las diferentes ciencias y metodologías con las que he trabajado y gracias a ello, te asesoro  para que consigas tus metas  y obtengas mayores beneficios a nivel personal y profesional en una realidad transcultural inevitable en el siglo XX.

Mercedes Valladares 

No te vayas sin dar el primer paso para conseguir tu transformación

¡Descarga tu ebook gratis!

No tienes que utilizar tu tarjeta de crédito.