fbpx

10 señales de una cultura laboral tóxica

Inicio / Coaching / 10 señales de una cultura laboral tóxica
Foto de Andrea Piacquadio de Pexels

10 señales de una cultura laboral tóxica

Muchas personas no se sienten valoradas en su trabajo y aunque hagan infinitos esfuerzos para llamar la atención de sus jefes, ya sea para asumir mayores responsabilidades o ascender en sus puestos de trabajo, todo será infructuoso si se trata de una empresa con una cultura laboral tóxica.

Lo mas importante para elegir un centro de trabajo e invertir muchas horas de tu vida, es que tus valores personales coincidan con los de tu empresa. La clave está, por encima de todo, en alinear tus valores con los de tu empresa. Lo peor de todo es que no sepas cuales son tus valores porque como decía Séneca, cuando no sabes lo que quieres, cualquier viento es bueno y terminarás trabajando en cualquier lugar.

Hay comportamientos que son inadmisibles con independencia a la cultura o el país en el que estés trabajando. Muchas personas creen que cuando firman un contrato de trabajo hay cláusulas invisibles que les obligan a tolerar comportamientos tóxicos.

Trabajar en una empresa con una cultura tóxica va más allá de odiar tu trabajo o tener un día de locos, semanas intensas e incluso meses insoportables debido a picos de trabajo. Trabajar en una cultura tóxica significa sentir malestar a diario, trabajar en un ambiente competitivo negativo donde priman los intereses individuales por encima de los intereses de los empleados, es convivir con estresores constantes y con comportamientos que pueden considerarse de acoso. Por ahora, no quiero entrar en este jardín porque tengo diseñado un curso de cinco semanas sobre el Acoso Laboral y ahí hablo en profundidad sobre este tema.

¿Cuál es el problema de verdad?

El problema de verdad es que las personas se adaptan a trabajar en empresas con culturas tóxicas y que debido a factores personales y profesionales no hacen nada para cambiar su situación porque creen que no se puede luchar contra un gigante.

Si eres una persona que piensa de esta manera es preciso que le des una vuelta a tu manera de pensar. Grábate esto: pasas la mayor parte del tiempo en tu trabajo y mereces estar bien.

Te invito a que me acompañes a hacer un checklist  sobre 10 señales que te indican si estás trabajando en una empresa con una cultura laboral tóxica.

1.     Mala comunicación: que se traduce en falta de claridad, diferentes empleados reciben diferentes mensajes, hay una comunicación pasivo – agresiva, comunicación constante fuera de los horarios de trabajo y falta de escucha.

2.     Grupos privilegiados dentro de la empresa: se asignan los proyectos al mismo grupo de personas con independencia de su talento. Estos grupos son cerrados y solo pueden formar parte de estos las personas que comparten sus mismas características. Estos grupos menosprecian a otras personas trabajadoras por medio de cotilleos que devienen en comportamientos de exclusión.

3.     Liderazgo pobre: hay muchos tipos de liderazgo que dejan mucho que desear. Por ejemplo, está el jefe y la jefa que siempre echa balones fuera y nunca asume su responsabilidad; hay jefes y jefas que no te respetan, bien a través del uso de un lenguaje inapropiado o de comportamientos inadmisibles como enviarte mensajes en tus horas de descanso; y estás los jefes y las jefas que te hacen “micro correcciones”, es decir, te corrigen hasta el más mínimo detalle de tu trabajo lo que se convierte en una tortura que menoscaba tu autoestima.

4.     Compañeros desmotivados: estos se caracterizan porque lo han dado todo y al final han decidido tirar la toalla. En un principio tú puedes ayudarles asumiendo su trabajo, pero lo más probable es que tú también te desmotives. Recuerda que, las emociones son contagiosas.

5.     Carrera profesional estancada: las empresas con culturas tóxicas no te dan ninguna posibilidad de crecer profesionalmente, no te imparten formación para que mejores tus habilidades personales y profesionales, no recibes ningún tipo de mentoría. ¿Quieres trabajar en una empresa con esas características?

6.     Alta rotación de personal: se producen despidos por falta de organización y un liderazgo pobre como te he mencionado antes.

7.     Falta de conciliación entre tu vida personal y profesional: es cuando tu trabajo no te permite desconectar de tus mensajes en horarios de descanso, no puedes dejar de ver el correo electrónico, ni programar tus citas médicas, ni coger tus vacaciones en tiempo y en forma. Estos son solo unos ejemplos.

8.     Síndrome del quemado o born out: el propio nombre te indica que ya no puedes más. Podemos encontrar a personas trabajadoras victimas de un born out frenético porque lo han dado todo y no han conseguido nada; el born out de las personas trabajadoras subestimadas a pesar de tener grandes talentos y el born out de personas agotadas por haber vivido situaciones inaguantables durante mucho tiempo.

9.     Sin movimiento hacia adelante: es cuando las empresas se alejan de su misión y están sobreviviendo sin ningún rumbo.

10.  Tu intuición o tu instinto: si sientes que ya no puedes más, hazle caso a tu cuerpo porque ha llegado la hora de marcharte.

¿Por qué las personas no cambian de trabajo a pesar de que están trabajando en empresas tóxicas?

Por muchos motivos: resignación, conformismo, miedo, baja autoestima, poca confianza en si mismas, falta de asertividad, postura de víctimas, por falta de preparación para ocupar otros puestos de trabajo, por falta de tiempo, por desconocimiento sobre el hecho de que hay comportamientos inadmisibles y por último, porque creen que va a llegar un mejor momento para cambiar de trabajo.

Lo cierto es que el mejor momento para cambiar tu vida es: AHORA.

Tengo que darte dos noticias, una buena y otra mala. La mala noticia es que, si estás trabajando en una empresa con una cultura tóxica, no te van a valorar en tu trabajo. Y, la buena noticia es que nunca es tarde para cambiar y buscar soluciones a tu situación actual.

Si piensas que no es posible para ti cambiar de trabajo, entonces tienes que cambiar de actitud. Si piensas que puedes cambiar de trabajo, entonces, tienes que cambiar de actitud.

¿Cómo puedes cambiar de actitud?

Convirtiendo tus debilidades en fortalezas. Se dice fácil, pero entre el dicho al hecho hay mucho trecho. Primero, necesitas saber lo que tienes que mejorar y lo que tienes que hacer para trabajar en un entorno saludable.

Recuerda que: mereces trabajar en las mejores condiciones porque has venido a este mundo a aportar tu granito de arena poniendo a disposición de los demás tus talentos personales y profesionales.

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en Coaching Transcultural

WhatsApp chat