fbpx

La internacionalización de las Empresas de la mano con las competencias interculturales.

Inicio / Psicología y Cultura / La internacionalización de las Empresas de la mano con las competencias interculturales.

En la actualidad los empresarios están constatando en primera persona que los mercados locales no son los únicos para el negocio desde el punto de vista de su optimización y rentabilidad.

En el año 2013 la Oxforfd Economics realizó el estudio global “SMEs: Equipped to Compete” sobre la implantación de las Pymes en el extranjero.

A partir de las respuestas de 2.100 directivos de Pymes en 21 países, se advirtió de que el número de empresas que hace negocios en seis o más países se duplicará en los próximos años. Si los empresarios quieren avanzar tendrán que dar el paso que muchos han estado postergando: la internacionalización.

La dificultad estriba en que la necesidad de supervivencia de algunas empresas hace que en muchas ocasiones el traslado a otros países se produce de forma urgente y por ello, forzado. Debido a estas circunstancias, no se preven aspectos esenciales para la buena marcha de la organización.

En este contexto, pese a que los empresarios tienen en cuenta el modelo de negocio, los productos y estrategias de comercialización que van a utilizar, desconocen que el eje central de la internacionalización empresarial se concreta en el aprendizaje de las competencias interculturales.

Y… ¿Qué son las COMPETENCIAS INTERCULTURALES?

De forma general y sin ánimo de entrar en el debate teórico, son el conjunto de conocimientos, habilidades personales y comportamientos necesarios para comunicarnos de forma eficaz en contextos interculturales o con personas de diferentes culturas, en el ámbito de los negocios, viajando como turista, siendo estudiante o trabajando.

Algunas personas piensan que adquirir competencias interculturales consiste en conocer los usos y costumbres en un nuevo país, la gastronomía, el ocio, o la forma de vestir.

¡Las competencias interculturales van más allá de lo que a simple vista se percibe!

Una persona que invierte tiempo para adquirir formación intercultural con la ayuda de un profesional, aprende en primer lugar a entender su propia cultura, a enfrentarte con sus prejuicios y estereotipos sobre otros países, a anticipar sus reacciones en un nuevo entorno y por lo tanto, a evitar errores que le pueden costar graves pérdidas económicas.

Ante nuevas situaciones no se rompen sus esquemas e ideas preconcebidas del mundo ya que está preparada para aceptar otra realidad que no tiene que ser buena o mala, sino diferente a la que ha vivido.

Es decir, que las competencias interculturales se extienden a todos los ámbitos de nuestra vida. Por ejemplo, si vivimos en el extranjero, dentro del ámbito familiar tenemos que aprender a gestionar la adaptación de nuestra pareja o los posibles conflictos que puedan tener nuestros hijos en un nuevo país.

¿Por qué es tan importante aprender competencias interculturales?

Es sencillo: las transacciones internacionales son una constante en aumento permanente y es muy probable que nuestras empresas tengan que trasladarse a países emergentes.

En el año 2012 la Organización Mundial del Turismo (OMT) estimó que para el año 2030 los países emergentes serán los mayores receptores de visitantes, con una media de 1.000 millones de personas al año.

Con relación al turismo, hay que estar atentos a los datos de la OIT y entender mejor la orientación cultural de los viajeros procedentes de los países asiáticos y del pacífico. ¡En 20 años estos generarán un número aproximado de 17 millones de turistas internacionales al año!

España -como país receptor de viajeros- tendrá que crear políticas que sigan atrayendo el turismo porque en el 2030 habrá un total de 1.800 millones de personas transitando por el mundo.

Otro dato importante lo aporta la empresa Employee Mobiliity Solutions (EMS) experta en la movilidad internacional de los trabajadores.En su último estudio “Gestión Internacional del Capital Humano en las Empresas Españolas” sitúa a la falta de formación intercultural como la segunda razón más importante en retornos imprevistos después del regreso de los empleados por demandas de la empresa.

¿Cómo podemos adquirir las competencias interculturales?

El papel que desempeñan los departamentos de recursos humanos en las empresas es fundamental ya que son los responsables de proporcionar un asesoramiento intercultural profesional.

Por un lado, deben gestionar al personal expatriado que trabaja dentro de su organización. Y por el otro, deben gestionar al personal nacional que va a salir al extranjero.

Para ello, el departamento de recursos humanos debe tener una sección que cuente con profesionales expertos en la gestión de la diversidad. Si no la tiene, deberá contratar a consultores y formadores interculturales que faciliten la adaptación de los empleados extranjeros que trabajan dentro de la empresa y la de los empleados que son asignados al extranjero.

A nivel personal, se pueden realizar estudios especializados en interculturalidad. Esta opción es válida sobre todo para personas que quieren trabajar en este campo.

También se aprenden competencias interculturales viajando por el mundo y a través de la interacción directa con personas de otras culturas. Asimismo, el aprendizaje de un idioma o la enseñanza de una lengua contribuyen a incrementar nuestras habilidades en entornos internacionales. Igualmente, se puede avanzar en este terreno por medio de la lectura de libros sobre la materia.

Desde mi perspectiva, es conveniente comenzar por un libro que proporcione una idea general sobre lo qué es la cultura y lo qué son las competencias interculturales. Una vez que se hayan adquirido los conceptos más importantes se puede seguir profundizando por medio de una bibliografía más concreta.

Para comenzar a entender lo que son las competencias interculturales recomiendo el manual: Porque nos compete. Claves para desarrollar la competencia intercultural 2011, editado por la Fundación CeiMigra en Valencia y escrito por la interculturalista Anna Zelno.

En un principio, fue concebido para profesionales del ámbito de la intervención social. Sin embargo, debido a que plantea ejercicios prácticos que conducen a la reflexión y al autoaprendizaje, es útil para todas aquellas personas que están trabajando en entornos internacionales y que deseen desarrollar sus competencias interculturales.

Aunque en este artículo me he enfocado en el ámbito de la empresa no se puede negar que nuestra cotidianidad está impregnada de interacciones interculturales: el camarero latinoamericano que nos atiende en el bar, la teleoperadora con acento extranjero que nos contesta el teléfono, el compañero de trabajo que inmigró a nuestro país o la mujer de la limpieza en nuestra oficina.

Por esta razón, la formación intercultural se ha convertido en una asignatura necesaria en lo cotidiano, para tener una visión más amplia del mundo y poder desenvolvernos de forma adecuada.

En definitiva, las competencias interculturales: 1) se pueden adquirir de diferentes formas y una manera muy efectiva de hacerlo es a través de un consultor intercultural ya que nos ayuda a aprender a anticiparnos a situaciones incómodas y a reaccionar con rapidez y efectividad; 2) son imprescindibles para aumentar la productividad de las empresas que dan el paso hacia la internacionalización 3) ayudan a enriquecer el desarrollo y crecimiento personal de los empleados y sus familias en el extranjero y 4) favorecen el equilibrio personal y emocional del personal local en las empresas internacionales.

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga y coach transcultural

WhatsApp chat