fbpx

Mis lectores opinan sobre el Ghosting

Inicio / Psicología y Cultura / Mis lectores opinan sobre el Ghosting

La semana pasada publiqué un artículo titulado: “Los fantasmas en el siglo XXI” para referirme al “ghosting” en inglés, o “fantasmear” en español. Ambos términos definen el comportamiento de algunas personas que de forma intempestiva y sin avisar, deciden cortar la comunicación con otra persona con la que mantienen una relación personal a través de las redes sociales: Facebook, Tinder, Whatsapp, etc.

Debido al interés que ha suscitado este tema, de forma privada he recibido opiniones y preguntas de algunos lectores.

A continuación comento los puntos que más han captado la atención:

1. “El ghosting ha existido siempre”. En efecto no es nada nuevo, es un comportamiento de toda la vida. De hecho hay frases populares que lo reflejan: “Si te vi no me acuerdo”, “Hacerse el ruso”, “Hacerse el sueco”, “Hacerse el loco”, o “Despedida a la francesa”. Ahora es más evidente porque se miden el número de interacciones con otras personas en nuestros muros de Facebook, en el Whatsapp y en las redes sociales, en general. Antes, cuando este comportamiento se producía de forma radical dejaba huella en la sociedad. El marido que abandonaba a su mujer en medio de la noche era condenado por su entorno. En la actualidad, no podemos hacer lo mismo. En septiembre del año pasado un argentino desapareció sin despedirse de sus seres queridos. Su novia avisó a la policía y éste fue localizado en Madrid, sano y salvo. No quedaron claras las razones que lo habían llevado a tomar esa decisión.

2. “Las redes sociales están cambiando nuestro comportamiento”. Algunos lectores opinan que nuestras relaciones personales están empeorando con la aparición de las redes sociales ya que, nos volvemos “egocéntricos” y prescindimos de lo esencial que es el “cariño” y el contacto directo, como por ejemplo: “mirarnos a los ojos”. Todo es relativo, dependiendo del uso que le demos a las nuevas tecnologías. Si sustituimos la comunicación personal por la comunicación virtual si existe un problema. Si las utilizamos para fines laborales, como el uso que le dan algunas empresas para crear equipos virtuales y evitar los desplazamientos de sus empleados a otros países, o para fomentar la comunicación diaria que se produce entre familiares que residen en diferentes partes del mundo, entonces su uso es positivo

3. “Felicitaciones por tu artículo, no sabía que utilizaba el “ghosting”. Este comportamiento que se ha trasladado a las redes sociales es utilizado en la vida real por personas que prefieren evitar los conflictos. No son personas asertivas ni colaboradoras, no persiguen ni sus propios intereses ni los de las otras personas y por ello, no se plantean las consecuencias que puede llegar a tener el cortar una comunicación con otras personas sin mediar palabra. Piensan que esquivando los problemas de forma diplomática, posponiéndolos para un momento mejor o retirarse de una situación amenazante, puede ayudar a mejorar las cosas. El problema, es que ese momento a veces se nos escapa de las manos y nunca llega.

4. “Entre los más jóvenes el “ghosting” se da por falta de madurez. Las razones son múltiples: por falta de madurez, necesidad de aprobación de sus pares, por imitación, o porque lo consideran inofensivo. En algunas familias el “silencio” se utiliza como castigo. Algunos jóvenes crecen viendo como uno de los progenitores le retira la palabra al otro cuando se produce un conflicto.

5. “Para hablar en términos categóricos como víctimas y agresores habría que entrar en situaciones más bien patológicas”. El“ghosting” se convierte en algo patológico cuando la persona que lo practica lo hace de manera consciente y daña a una persona cercana. Su objetivo es retirarle el afecto y la atención que le ha brindado durante un tiempo para hacerla sufrir y castigarla. La persona que utiliza el “ghosting” justifica su cruel actitud o le echa la culpa a la otra persona, “ella/él se lo ha buscado”, “se lo merece”, etc. No hay que confundir cuando una persona se retira para pensar y para tranquilizarse que para hacer daño. El problema es que en muchas ocasiones no tenemos las suficientes habilidades sociales para comunicar a los demás que necesitamos un espacio para nosotros mismos y que en nuestro entorno entiendan nuestra postura.

Algunos ejemplos de los lectores…

1. “Me desconcierta que a veces se hacen propuestas en los grupos de “Whatsapp” y no contesta nadie, o contestan muy pocos”. La comunicación que se produce en las redes sociales es un reflejo de la comunicación real. En este ejemplo concreto, no se está produciendo“ghosting”. Sería el equivalente de alguien que hace una propuesta a un grupo de personas y no recibe ninguna respuesta. Las razones para que se produzca este silencio pueden ser varias: desinterés, miedo a herir a la persona que ha hecho la propuesta, timidez, etc. En nuestra vida diaria y en diferentes ambientes, nos encontramos con personas que no opinan y que se limitan a escuchar, lo mismo pasa en los grupos de whatsapp.

2. “Estaba saliendo con una chica y un día le mandé el siguiente mensaje: Te comunico que no voy a verte de forma indefinida. Ella me deseó mucha suerte y nunca volvimos a vernos. No le expliqué las razones de mi distanciamiento”. En este caso, no se produce “ghosting” ya que aunque la forma de terminar la relación es poco empática y poco asertiva, el protagonista del mensaje anunció que se marchaba de la vida de la persona con la que mantenía una relación.

3. “Nos conocimos en una conferencia sobre un tema de interés común para ambas y mantuvimos nuestra amistad durante cinco años. Quedábamos para tomar café y ponernos al día sobre nuestros asuntos. En época de navidad intercambiábamos regalos y además compartíamos nuestro nombre y nos felicitábamos el día de nuestro santo. Hace unos años no recibí respuesta cuando la felicité el día de su cumpleaños. Perdí mi agenda de teléfonos y no he podido llamarla. Aún así le he escrito correos que no han tenido respuesta. Mi dolor fue muy grande cuando me di cuenta que estaba conectaba a través de Skype y no contestaba a mis llamadas”. Este es un claro ejemplo de“ghosting” entre amigas. La lectora no sabe las razones por las cuales su amiga decidió cortar con ella de raíz

4. Conocí a un chico a través de la red social Tinder. Estuvimos“chateando” durante varias semanas y finalmente decidimos conocernos personalmente. Cuando lo vi, intuí que tenía diferentes expectativas sobre mí. Llegué a casa, y en el momento en que le iba a escribir para darle las gracias por su invitación, me di cuenta que me había borrado y nunca volví a saber de él. Este si es un caso de “ghosting”. Es probable, que el chico de esta historia no se atrevió a decirle a la lectora que no le gustaba como pareja y que tampoco le interesaba su amistad.

Algunos lectores han llegado a la conclusión de que es necesario que las relaciones interpersonales cambien y se reajusten ya que durante muchos siglos, hemos vivido épocas de rigidez y estancamiento, en las que no hemos tenido la posibilidad de experimentar diferentes maneras de relacionarnos y conocer a varios tipos de personas. Las generaciones que nos preceden se veían obligadas a mantener relaciones insatisfactorias a lo largo de su vida y no se les permitía comunicar lo que realmente sentían.

Es probable, que el ghosting tan expeditivo sea una consecuencia de la transición que se está produciendo entre la comunicación real y la virtual y por esta razón, seamos tan directos y poco sensibles.

Si te pones a pensar cómo empezó un conflicto con una persona dentro de tu entorno te darás cuenta que probablemente no expresaste tu malestar y con el tiempo, este fue aumentando hasta el punto de convertirse en un volcán que explota y liquida una relación.

Uno de mis lectores apuntó que, el “ghosting” no es un fenómeno exclusivo de las “redes sociales virtuales” propias de la época que estamos viviendo: “Los comportamientos que se están dando se magnifican debido a que ahora contamos con herramientas capaces de medirlos y conocerlos de manera más explícita y son grandes indicadores de ese gran fenómeno que es la comunicación humana”.

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching Transcultural

ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y «one to one» a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.

WhatsApp chat