fbpx

¿Por qué a los españoles les gusta ir a los sitios llenos?

Inicio / Cultura española y latinoamericana / ¿Por qué a los españoles les gusta ir a los sitios llenos?

Hace unas semanas quedé con un amigo inglés para tomar algo después de terminar nuestro día laboral. El sitio que habíamos acordado estaba cerrado y nos vimos obligados a buscar otro. Recorrimos una zona llena de bares y cafeterías y por fin, entramos a una bastante conocida abarrotada de gente y que además, tenía buena reputación.

Mientras esperábamos a que nos atendieran, mi amigo trajo a la mesa la pregunta: “¿Por qué a los españoles les gusta ir a los sitios llenos?” y a continuación agregó: “Puedes convertir esta pregunta en uno de tus posts.”

Buscar un sitio de forma improvisada, es una situación que se da con bastante frecuencia en Madrid. La gente queda en un punto determinado, por ejemplo, a la salida de una estación de metro y luego, decide donde ir.

Un amigo quedó este fin de semana con su pareja en la zona de Huertas muy conocida por la variedad de restaurantes, bares y sitios con espectáculos en vivo. Me comentó: “Vagabundeábamos por la zona de Huertas buscando algún sitio para cenar algo y no entramos a los que estaban vacíos”.

Antes de responder a la pregunta que nos ocupa tenemos que hacer algunas consideraciones.

Primero, es conveniente que exploremos las razones que nos mueven a salir. La arquitecta Josette Aguilar opina: “Si buscamos un poco de calma para mantener una conversación más íntima, la meta será un sitio encantador. Aunque quizá pases antes bebiéndote una copa por un sitio lleno, para ver y que te vean”.

En segundo lugar, es importante considerar cuanto queremos gastar. Algunos sitios que están llenos son más económicos y otros con menos gente son más caros. Sin embargo, estas dos situaciones no se pueden generalizar porque puede ocurrir todo lo contrario. A este respecto la abogada Cristina Fuentes opina: “Cien Montaditos está siempre lleno y conozco sitios mejores”.

Y en tercer lugar, es necesario tener en cuenta la importancia que tiene la “prueba social”, “demostración social” o “social proof” en inglés. En palabras de Víctor Campuzano en su artículo “Social Proof: Qué es y algunos tipos”, la define como un pepito grillo subconsciente que te dice: “haz lo que veas”.

En otras palabras, aunque salgas a divertirte sin un plan establecido y con ganas de improvisar, tu cerebro utiliza algunos atajos que le hacen elegir más rápidamente.

Rusglan Kogan, en su artículo: The Secret Power Behind Why We Picked Crowded Restaurants Over Empty Ones, explica que la prueba social implica que queremos lo que las otras personas quieren y nos sentimos en un cierto nivel de confort siguiendo las elecciones de otros antes que pensar por nosotros mismos.

Este año, las altas temperaturas veraniegas se hicieron presentes en Madrid incluso en los meses de primavera. Recuerdo que un día me pregunté: “¿Si hace tanto calor por qué las chicas aún no llevan sandalias?” Todas llevaban el mismo estilo de zapatillas y en los mismos colores. Solo algunas chicas decidieron llevar zapatos abiertos, muchas de ellas no eran españolas. La mayoría esperaban el cambio oficial a la época de verano para llevar calzado acorde con las temperaturas de esos días.

Kagan explica que tenemos necesidad de “demostración social” en diferentes ámbitos de nuestra vida y sin embargo, no nos damos cuenta porque se registra en nuestro cerebro de forma inconsciente. Y eso es precisamente lo que sucede cuando elegimos sitios llenos con independencia de que estos sean tiendas de ropa, supermercados, restaurantes, zapaterías, etc.

La habilidad de crear y promocionar la “prueba social” es muy importante en el mundo de las ventas en internet y de forma presencial. Algunos Jefes de Marketing, al momento de lanzar un nuevo producto al mercado pagan a personas para que visiten los locales en los que se están promocionando y generen interés en el entorno que los rodea. De la misma manera, se paga para que la gente haga comentarios positivos y pongan “likes” en las diferentes redes sociales cuando se promociona un producto.

Ricardo Casademunt, Analista de Mercado opina: “Si la gente va a un sitio que está lleno es porque cree que es bueno”. Fuentes, agrega: “En mi opinión son modas y creencias. Tendemos a creer que si un sitio está lleno es porque es mejor. Hay veces que si es así, pero no siempre.”

Para concluir podemos decir que:

1. No solamente los españoles escogen los sitios llenos para comer e ir de copas. Este comportamiento puede extenderse a otras nacionalidades y en otros ámbitos distintos al de la restauración como por ejemplo, a la compra de automóviles, ropa, zapatos, etc.

2. Desde una perspectiva cultural, los españoles son una sociedad medianamente colectivista si la comparamos con sociedades africanas o latinoamericanas y bastante colectivista si la comparamos con los países nórdicos europeos. En otras palabras, a los españoles les gusta interactuar en grupo.

3. Uno de los rasgos que caracterizan a los españoles es que les gusta ser parte de las cosas buenas. Recuerdo que en una ocasión, estaba en un bar del barrio la Latina en Madrid y la distancia entre una persona y otra era aproximadamente de 10 centímetros. Permanecimos en ese lugar porque ponían tapas exquisitas y queríamos disfrutarlas. Como bien apunta Aguilar: “Un sitio lleno suele ser más alegre y es un símbolo de que algo bueno está pasando dentro y tú quieres ser parte de lo bueno”

4. En la cultura española somos conscientes de que las emociones cambian cuando se comparte la cotidianidad con otras personas. La psicóloga Ruth Gómez, apunta: “nos gusta que haya un buen ambiente porque en el fondo es contagioso y acabamos animándonos”.

5. En España, son importantes las recomendaciones de personas que consideramos fiables. Si algún conocido nuestro nos dice que un lugar es bueno, le creemos a pie juntillas y no nos hace falta contrastar la información que nos dan con otras fuentes que pueden ser más fidedignas.

6. Y por último, no es deleznable que nos basemos en las opiniones de otras personas antes que en las nuestras. De alguna manera, es una buena opción para movernos en la complejidad de la vida moderna en la que vivimos.

¡Hacer lo que otros hacen es una elección respetable como cualquier otra!

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en Coaching Transcultural

ACERCA DE LA AUTORA

MERCEDES VALLADARES PINEDA, trabaja en Madrid de forma presencial. Y, a través de plataformas on line, a nivel internacional. Facilita procesos de coaching personal, de negocios y formación a medida a empresas y «one to one» a individuos. Utiliza la psicología y la cultura como dos herramientas que se retroalimentan mutuamente. Por ello, actúa como facilitadora de integración a las personas que quieren adaptarse a otra cultura en tiempo récord para sacar el mejor rendimiento económico y personal durante su estancia en otra cultura. Asimismo, ayuda a parejas mixtas a superar barreras culturales que producen malos entendidos. Ha creado su propio modelo de trabajo inspirado en la Psicología Humanista y el respeto a los Derechos Humanos. Trabaja con expatriados, cooperantes internacionales, ONG, escuelas de negocios y universidades, diplomáticos, cónyuges de diplomáticos y familias de expatriados que necesitan orientación en una nueva cultura.

WhatsApp chat