fbpx

Valores incompatibles vs. compatibles

Inicio / Diversidad / Valores incompatibles vs. compatibles

¿Para qué te levantas cada mañana?

¿Para llevar a tus hijos al cole?

¿Para prepararte una comida saludable?

¿Para hacer deporte?

¿Para ir trabajar?

Detrás de cada pregunta hay muchas respuestas centradas en valores: educación, familia, salud, ingresos. Cuando respondes a la pregunta ¿Para qué? Estás discerniendo sobre el propósito y el sentido de tu vida. Es fundamental que tus valores estén alineados con los de tu trabajo.

¿Sabías que muchas personas no se sienten valoradas en su trabajo?

Uno de los principales motivos es porque trabajan en empresas que no comparten sus valores. Si estás en lo cierto, no te compensa trabajar en tu área profesional porque a la larga vas a tener problemas transversales.

La presión social en el trabajo juega un papel fundamental para que tú te comportes de determinada manera. Los resultados de algunas investigaciones confirman que te acoplas a las ideas de otras personas por miedo a expresar tus verdaderos valores y contradecir los de tu empresa.

En las empresas con valores jerárquicos los jefes no tienen relaciones igualitarias con sus colegas y como consecuencia, estas no pueden expresar sus ideas que, en algunos casos son brillantes y si fueran escuchadas, podrían llegar a generar muchos beneficios emocionales para los empleados y económicos para la empresa.

En las últimas semanas, a raíz de la publicidad de mi entrenamiento intensivo TU VALOR EN EL TRABAJO, muchas personas me han expresado con preocupación que no se atreven a sugerir cambios que podrían ser beneficiosos en su entorno laboral porque les da miedo quedarse sin empleo y por eso, no quieren complicarse la vida. Otras, se quedan esperando un milagro divino: que un ser de luz tome las riendas de su situación.

Las consecuencias de trabajar en empresas que no comparten tus valores son sin exagerar, muchas. Hay personas que tratar de disimular sus rasgos identitarios con el fin de neutralizar los estereotipos que se adjudican a su origen cultural. En Estados Unidos, las afroamericanas no se presentan a una entrevista de trabajo sin alisarse el pelo. Y, las asiáticas se rizan el pelo para disimular sus rasgos orientales porque eligen empresas en las que la diversidad cultural no forma parte de sus valores. ¿No sería mejor trabajar en una empresa que valore la diversidad cultural?

Muchas mujeres que ocupan altos cargos rehúsan llevar un atuendo más femenino porque les preocupa dar la imagen de frívolas y que esta idea pueda influir en la percepción de sus capacidades intelectuales y habilidades profesionales. Algunas culturas empresariales asumen que algunos rasgos de personalidad como la confianza, la asertividad o la competitividad están asociados con la masculinidad. ¿No sería mejor que estas mujeres trabajaran en empresas que tuvieran como valor la libre expresión tanto en su manera de vestir como de hablar?

Hace unos años trabajé en una empresa muy jerárquica en la que la colectividad era un valor fundamental.  Yo soy una persona autónoma e independiente, me controlaban hasta el más mínimo de mis movimientos y casi era una obligación salir a tomar café con mis compañeros. ¿No hubiese sido mejor que trabajara en una empresa en la que se valorara la autonomía y la independencia de los empleados? Como es lógico, terminé marchándome.

A veces no es fácil encontrar una empresa que te ofrezca la posibilidad de desempeñarte en un puesto que se adapte a tu perfil profesional y que comparta tus valores. Así es que tienes que elegir. Hay personas que adoptan una actitud conformista y hay otras que se resignan.

Te resignas cuando aceptas una situación que no puedes cambiar. Y te conformas, cuando aceptas una situación que si puedes cambiar, pero prefieres quedarte en tu zona de confort por miedo. ¿Dónde quieres estar tú?

Hay un grupo de personas que aún no te he mencionado. Son las que saben expresarse de forma adecuada y que dicen las cosas de una manera clara y constructiva. La buena noticia es que los jefes no despiden a las personas que se expresan de forma asertiva. Todo lo contrario, con el tiempo aprenden a valorarlas mucho más.

Para que lo entiendas mejor, voy a hacer una comparación con tu relación de pareja. Te puede encantar el físico de tu pareja, pero sino comparte tus valores no te auguro un buen futuro.

RECUERDA QUE: Si trabajas en una empresa que no comparte tus valores, lo que SUMA PARA TI, no tiene NINGÚN interés para tu empresa.

Te invito la próxima semana a mi entrenamiento gratuito: TU VALOR EN EL TRABAJO, del 17 al 20 de agosto. PINCHA AQUÍ y rellena el cuestionario de admisión para llamarte y confirmarte tu asistencia.

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en Coaching TransCultural

WhatsApp chat